Pedir perdón, pagar a la víctima e ir a la cárcel igual

Pedir perdón, pagar a la víctima e ir a la cárcel igual
El robo no sobresalió en lo absoluto. Fue, podría decirse, un caso más de los tantos ataques a domicilios sin moradores que ocurren a diario en Córdoba. Los ladrones rompieron la puerta de la casa, alcanzaron a manotear un costoso celular que había sobre la mesa y decidieron escapar cuando oyeron la sirena. La atenta mirada y reacción de un vecino hicieron que llegara la Policía. Uno de los delincuentes fue apresado a los pocos metros, con el teléfono.En la Cámara 8ª del Crimen de la ciudad de Córdoba se vienen desarrollando una serie de juicios inusuales. Destacan que no se trata de una conciliación, ya que el imputado queda preso de todos modos. Sucesos