Recomendaciones para prevenir picaduras de alacranes

Recomendaciones para prevenir picaduras de alacranes

“Los alacranes son de hábitos nocturnos. Buscan ambientes húmedos y oscuros. Durante el día, se pueden ocultar debajo de piedras y troncos y también en cuevas que ellos escarban. Los zapatos, los trapos de piso, las grietas en las paredes o pisos y sitios donde se acumula leña o escombros son algunos de los espacios en los que pueden encontrarse dentro de los hogares”, explicó Laura López, responsable del programa de Zoonosis del área de Epidemiología.

Las principales medidas de prevención son:

– No caminar descalzo.
– Sacudir la ropa y los zapatos antes de vestirse, y la ropa de cama antes de acostarse.
– Separar las camas de la pared.
– Tener precaución al revisar cajones o estantes.
– Observar el piso del baño antes de bañarse.
– Cubrir con tela metálica los resumideros.
– Controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras.
– Mantener limpio y ordenado el interior del hogar y libre de malezas una superficie amplia alrededor de la casa o campamento.
– No acumular leña, ladrillos o escombros cerca de la vivienda.
– Dentro de lo posible, revocar paredes, tapar grietas en pisos, paredes y techos.

Cabe recordar que los alacranes son arácnidos, por lo cual, cualquier insecticida de venta comercial que sirva para matar arañas puede usarse contra ellos.

En caso de que una persona haya sido picada por un alacrán, o lo sospeche, debe concurrir inmediatamente al centro de salud más cercano. Se puede aplicar hielo en la zona para aliviar el dolor, pero es importante no realizar ningún tratamiento casero. Si es posible, se debe llevar el alacrán que provocó la picadura -vivo o muerto- para ayudar a establecer el diagnóstico en forma más ágil.

Los primeros síntomas son ardor, dolor y enrojecimiento en la zona. En bebés y niños hay que prestar atención al llanto sin motivo aparente. Estos signos deben llevarnos a la consulta en forma inmediata. El cuadro puede agravarse progresivamente con taquicardia, dificultad respiratoria y vómitos.